23 cuentos con vampiros de terror y humor (Leer online)



Selección de las mejores historias góticas
La narrativa gótica es un género literario relacionado con el de terror.
El movimiento gótico surge en Inglaterra a finales del siglo XVIII.
Sin embargo, el terror gótico fue una moda literaria, principalmente de origen anglosajón, que se extendió desde finales del siglo XVIII hasta finales del siglo XIX.
La primera novela gótica fue "El castillo de Otranto" (1765), de Horace Walpole, y la última novela "Melmoth el errabundo" (1815), de Charles Maturi.

A continuación, puedes leer el comienzo de los cuentos y seguir el enlace para leer los relatos completos.

23 Cuentos completos sobre vampiros de famosos escritores

Berenice (de Edgar Allan Poe)

(Berenice. 1835)
La desdicha es diversa. La desgracia cunde multiforme sobre la tierra. Desplegada sobre el ancho horizonte como el arco iris, sus colores son tan variados como los de éste y también tan distintos y tan íntimamente unidos.
¡Desplegada sobre el ancho horizonte como el arco iris! ¿Cómo es que de la belleza he derivado un tipo de fealdad; de la alianza y la paz, un símil del dolor?
Pero así como en la ética el mal es una consecuencia del bien, así, en realidad, de la alegría nace la pena ... Leer cuento completo

El almohadón de plumas (de Horacio Quiroga)

(El almohadón de plumas. 1917)
Su luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el carácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia.
Lo quería mucho, sin embargo, a veces con un ligero estremecimiento cuando volviendo de noche juntos por la calle, echaba una furtiva mirada a la alta estatura de Jordán, mudo desde hacía una hora.
Él, por su parte, la amaba profundamente, sin darlo a conocer.
Durante tres meses -se habían casado en abril- vivieron una dicha especial ... Leer cuento completo

El espectro (de Horacio Quiroga)

(El espectro. 1924)
Todas las noches, en el Grand Splendid de Santa Fe, Enid y yo asistimos a los estrenos cinematográficos.
Ni borrascas ni noches de hielo nos han impedido introducirnos, a las diez en punto, en la tibia penumbra del teatro.
Allí, desde uno u otro palco, seguimos las historias del film con un mutismo y un interés tales, que podrían llamar sobre nosotros la atención, de ser otras las circunstancias en que actuamos ... Leer cuento completo

El extraño (de H. P. Lovecraft)

(The outsider. 1921)
Infeliz es aquel a quien sus recuerdos infantiles sólo traen miedo y tristeza.
Desgraciado aquel que vuelve la mirada hacia horas solitarias en bastos y lúgubres recintos de cortinados marrones y alucinantes hileras de antiguos volúmenes, o hacia pavorosas vigilias a la sombra de árboles descomunales y grotescos, cargados de enredaderas, que agitan silenciosamente en las alturas sus ramas retorcidas. Tal es lo que los dioses me destinaron ... Leer cuento completo

El grabado en la casa (de H.P. Lovecraft)

(The Picture in the House. 1920)
Los aficionados al horror suelen buscar los sitios llenos de misterio pero lejanos, como las catacumbas de Ptolomeo o los magníficos mausoleos de tantas partes.
Preferentemente a la luz de la luna, se entregan a trepar a las ruinosas torres de los castillos del Rhin o a transitar tambaleantes entre las lóbregas escaleras repletas de telarañas que aún subsisten entre los restos de algunas ciudades asiáticas.
Sus templos son los bosques encantados o las montañas inaccesibles ... Leer cuento completo

El Horla (de Guy de Maupassant)

(Le Horla. 1887)
8 de mayo
¡Qué hermoso día! He pasado toda la mañana tendido sobre la hierba, delante de mi casa, bajo el enorme plátano que la cubre, la resguarda y le da sombra.
Adoro esta región, y me gusta vivir aquí porque he echado raíces aquí, esas raíces profundas y delicadas que unen al hombre con la tierra donde nacieron y murieron sus abuelos, esas raíces que lo unen a lo que se piensa y a lo que se come, a las costumbres como a los alimentos, a los modismos regionales ... Leer cuento completo

El horror del montículo (de Robert E. Howard)

(The Horror From the Mound. 1932)
Steve Brill no creía en fantasmas ni demonios. Juan López sí.
Pero ni la cautela de uno ni el inconmovible escepticismo del otro iban a escudarles del horror que cayó sobre ellos, el horror que los hombres habían olvidado durante más de trescientos años, la espantable criatura monstruosamente resucitada de eras negras y perdidas.
Y, sin embargo, mientras aquella tarde Steve Brill se hallaba sentado en la algo desvencijada escalera de su casa, sus pensamientos estaban ... Leer cuento completo

El invitado de Drácula (de Bram Stoker)

(Dracula's Guest and Other Weird Stories. 1914)
Cuando iniciamos nuestro paseo, el sol brillaba intensamente sobre Múnich y el aire estaba repleto de la alegría propia de comienzos del verano.
En el mismo momento en que íbamos a partir, Herr Delbrück (el maitre d’hôtel del Quatre Saisons, donde me alojaba) bajó hasta el carruaje sin detenerse a ponerse el sombrero y, tras desearme un placentero paseo, le dijo al cochero, sin apartar la mano de la manija de la puerta del coche ... Leer cuento completo

El sabueso (de H.P. Lovecraft)

(The Hound. 1924)
En mis torturados oídos resuenan incesantemente un chirrido y un aleteo de pesadilla, y un breve ladrido lejano como el de un gigantesco sabueso.
No es un sueño… y temo que ni siquiera sea locura, ya que son muchas las cosas que me han sucedido para que pueda permitirme esas misericordiosas dudas.
St. John es un cadáver destrozado; únicamente yo sé por qué ... Leer cuento completo

El vampiro (de John William Polidori)

(The Vampire. 1816)
Sucedió en medio de las disipaciones de un duro invierno en Londres.
Apareció en diversas fiestas de los personajes más importantes de la vida nocturna y diurna de la capital inglesa, un noble, más notable por sus peculiaridades que por su rango.
Miraba a su alrededor como si no participara de las diversiones generales.
Aparentemente, sólo atraían su atención las risas de los demás, como si pudiera acallarlas a su voluntad y amedrentar aquellos pechos donde reinaba la alegría ... Leer cuento completo

El vampiro (de Horacio Quiroga)

(El vampiro. 1927)
Sí -dijo el abogado Rhode-. Yo tuve esa causa. Es un caso, bastante raro por aquí, de vampirismo. Rogelio Castelar, un hombre hasta entonces normal fuera de algunas fantasías, fue sorprendido una noche en el cementerio arrastrando el cadáver recién enterrado de una mujer.
El individuo tenía las manos destrozadas porque había removido un metro cúbico de tierra con las uñas. En el borde de la fosa yacían los restos del ataúd, recién quemado.
Y como complemento macabro ... Leer cuento completo

Historia del príncipe y la vampiro (Anónimo)

(de los cuentos de las Mil y una noches)
El rey de que se trata tenía un hijo aficionadísimo a la caza con galgos, y tenía también un visir.
El rey mandó al visir que acompañara a su hijo allá donde fuese.
Un día entre los días, el hijo salió a cazar con galgas, y con él salió el visir.
Y ambos vieron un animal monstruoso.
Y el visir dijo al hijo del rey: “¡Anda contra esa fiera! ¡Persíguela!”
Y el príncipe se puso a perseguir a la fiera, hasta que todos le perdieron de vista.
Y de pronto la fiera desapareció en el desierto.
Y el príncipe permanecía ... Leer cuento completo

La dama pálida (de Alejandro Dumas)

(Histoire de la Dame pâle. 1849)
Soy polaca, nacida en Sandomir, vale decir en un país donde las leyendas se tornan artículos de fe, donde creemos en las tradiciones de familia como y -acaso más que- en el Evangelio.
No hay castillo entre nosotros que no tenga su espectro, ni una cabaña que no tenga su genio familiar.
En la casa del rico como en la del pobre, en el castillo como en la cabaña, se reconoce el principio amigo y el principio enemigo ... Leer cuento completo

La larva (de Rubén Darío)

(La larva. 1910)
Como se hablase de Benvenuto Cellini y alguien sonriera de la afirmación que hace el gran artífice en su vida, de haber visto una vez una salamandra, Isaac Codomano dijo: —No sonriáis.
Yo os juro que he visto, como os estoy viendo a vosotros, si no una salamandra, una larva o una ampusa.
Os contaré el caso en pocas palabras. Yo nací en un país en donde, como en casi toda América, se practicaba la hechicería y los brujos se comunicaban con lo invisible. Lo misterioso ... Leer cuento completo

La muerta enamorada (de Théophile Gautier)

(La morte amoureuse. 1836)
Me preguntas, hermano, si he amado; sí.
Es una historia singular y terrible, y, a pesar de mis sesenta y seis años, apenas me atrevo a remover las cenizas de este recuerdo.
No quiero negarte nada, pero no referiría una historia semejante a otra persona menos experimentada que tú.
Se trata de acontecimientos tan extraordinarios que apenas puedo creer que hayan sucedido.
Fui, durante más de tres años, el juguete de una ilusión singular y diabólica. Yo, un pobre cura rural ... Leer cuento completo

La noche de bodas (de Catulle Mendès)

(La nuit de noces. 1885)
La lívida palidez del amanecer se filtraba entre las cortinas.
Yo no dormía mirando esa triste luz . Un timbrazo, violento, redoblado, sonó en el silencio del apartamento, y, pocos minutos después, Sylvain Brunel empujaba la puerta de mi habitación, seguido por mi criado que, vestido apresuradamente, sostenía la lámpara. –¡Tú!–exclamé.
Mi sorpresa era tanto o más natural toda vez que Sylvain Brunel se había casado, la víspera, con una bella muchacha de la que se había mostrado apasionadamente ... Leer cuento completo

La reina Isabel (de Villiers de L'Isle-Adam)

(La reine Ysabeau. 1893)
Hacia 1404 (me remonto tan atrás para no ofender a mis contemporáneos), Isabel, esposa del rey Carlos VI, regente de Francia, vivía, en París, en el antiguo palacio Montagu, una especie de residencia más conocida por el nombre de la mansión Barbette.
Allí se proyectaban las famosas justas a la luz de las antorchas a orillas del Sena; eran noches de gala, de conciertos, de festines, encantadores tanto por la belleza de las mujeres y de los jóvenes señores como por el inaudito lujo ... Leer cuento completo

La visita de J.H. Obereit a las sanguijuelas del tiempo (de Gustav Meyrink)

(J.H. Obereits besuch bei den zeitegeln. 1915)
En el cementerio de la parroquia del pequeño pueblo de Runkel, un lugar apartado, como fuera del mundo, descansaba para toda la eternidad el cuerpo de mi abuelo.
Su tumba de piedra estaba prácticamente cubierta de musgo y apenas se leía el epitafio.
Pero bajo dicho epitafio, tan reciente como si hubiera sido hecho ayer mismo, se ven con absoluta claridad cuatro letras alrededor de una cruz: VIVO* ... Leer cuento completo

Las aventuras del vampiro de Sussex (de Arthur Conan Doyle)

(The Adventures of the Sussex Vampire. 1924)
Holmes acabó de leer cuidadosamente una nota que le había llegado en el último reparto de correo.
Luego, con una risita contenida, que era en él lo más cercano a la risa, me la tendió.
-Como ejemplo de mezcla de lo moderno y lo medieval, de lo práctico y lo demencialmente fantástico,
creo que éste debe ser indudablemente el límite -dijo-. ¿Qué le parece,Watson?
Leí lo que sigue: 46 OLD JEWRY 19 de noviembre. Asunto: Vampiros ... Leer cuento completo

Ligeia (de Edgar Allan Poe)

(Ligeia. 1838)
No podría, por mi ánima, recordar como, cuándo, ni dónde exactamente conocí a Lady Ligeia.
Han transcurrido muchos años desde entonces, y mi memoria se ha debilitado con los sufrimientos.
O tal vez me es imposible rememorarlo ahora porque, en realidad, la personalidad de mi amada, su raro talento, el sereno y singular carácter de su belleza y la penetrante y avasalladora elocuencia de su voz velada y musical se abrieron paso hasta mi corazón en forma tan rápida y furtiva que ... Leer cuento completo

Morella (de Edgar Allan Poe)

(Morella. 1835)
Un sentimiento de profundo pero singularísimo afecto me inspiraba mi amiga Morella.
Llegué a conocerla por casualidad hace muchos años, y desde nuestro primer encuentro mi alma ardió con fuego hasta entonces desconocido; pero el fuego no era de Eros, y amarga y torturadora para mi espíritu fue la convicción gradual de que en modo alguno podía definir su carácter insólito o regular su vaga intensidad. Sin embargo, nos conocimos y el destino nos unió ante el altar, y nunca hablé de pasión ... Leer cuento completo

Vampirismo (de E.T.A. Hoffmann)

(Vampirismus. 1821)
Ahora que habláis de vampirismo, me viene a la mente una historia que hace tiempo leí o escuché.
Creo que más bien lo último, pues ahora que recuerdo, el narrador insistió mucho en que el relato era verdadero.
Si la historia se ha publicado y la conocéis, interrumpidme, pues no hay nada más fastidioso y aburrido que escuchar cosas conocidas.
—Creo que nos vas a ofrecer algo horroroso y tremendo ... ; así es que, por lo menos, piensa en San Serapio y procura ser lo más breve posible ... Leer cuento completo

Vampiro (de Emilia Bazán)

(Vampiro. 1901)
No se hablaba en el país de otra cosa. ¡Y qué milagro! ¿Sucede todos los días que un setentón vaya al altar con una niña de quince?
Así, al pie de la letra: quince y dos meses acababa de cumplir Inesiña, la sobrina del cura de Gondelle, cuando su propio tío, en la iglesia del santuario de Nuestra Señora del Plomo -distante tres leguas de Vilamorta- bendijo su unión con el señor don Fortunato Gayoso, de setenta y siete y medio, según rezaba su partida de bautismo ... Leer cuento completo


Bibliografía recomendada sobre Vampiros: